Google

24.9.10

Su oro, gracias

En el Hotel The Westin Palace de Madrid (España) han instalado una máquina que recuerda a las que emiten los billetes de metro, por ejemplo, solamente que, en su caso, lo que sale de su interior no es papel, sino auténticos lingotes y monedas de oro, de 24 quilates.
Personal y clientes del hotel, además de curiosos, han aprovechado el estreno de la máquina, oculta bajo una tela dorada, para hacerse con su souvenir. El precio medio varía entre 40 y 1.040 euros según la pieza y su peso (de 1 a 10 gramos). Esta tarifa es estimativa, ya que, cada diez minutos, se actualiza al precio de mercado. (El precio del oro se encuentra en máximos históricos y roza los 1.300 dólares por onza (ayer, cerró a 1.292 dólares), con una revalorización del 18,38 por ciento en lo que va de año. Mientras, el dólar acumula una caída del 10 por ciento desde julio.)
Al comprar el producto, se obtiene un recibo con la tarifa del oro en ese momento. Además, son el único vendedor con máquina expendedora que da una garantía de reembolso. "Si al cliente no le ha gustado el precio o el brillo de su oro, dispone de un plazo de diez días para devolverlo (por correo) y recuperar su dinero”, explica Thomas Geissler, creador del cajero Gold to go y directivo de Ex Oriente Lux, empresa alemana que opera los cajeros, especializada en distribución de metales nobles e inversiones agrarias.
La máquina también permite a los inversores privados rellenar su depósito de oro. “No queremos incrementar el miedo de que baje el precio del dinero que hay en el mercado, sino facilitar la compra de oro”, subraya Geissler. Para evitar que la máquina sea utilizada para blanquear capital, Ex Oriente Lux ha establecido un límite por persona, según el país y las circunstancias. En el caso de la máquina del Hotel Palace, es de 1.500 euros. Si se sobrepasa, el usuario deberá introducir su pasaporte o identificación personal en la máquina para que sus datos queden registrados.
La primera expendedora de oro, situada en el Emirates Palace Hotel de Abu Dabi en mayo, vende entre cincuenta y cien piezas diarias. La que comenzó a funcionar ayer en el Hotel The Westin Palace de Madrid supone su estreno en el Viejo Continente, junto a otra instalada en el aeropuerto internacional de Bérgamo (Italia). Pero Ex Oriente Lux ya ha diseñado un ambicioso plan de desarrollo para los próximos meses. A finales de este mes, treinta ciudades alemanas tendrán su propio dispensador de oro, en el que se venderán barritas por un precio superior a los 8.000 euros. En noviembre, la máquina cruzará el Atlántico para llegar a los Estados Unidos.
En Emiratos Árabes Unidos, el éxito de este peculiar cajero ha sido tal que los responsables del hotel que lo acoge ya han llegado a un acuerdo para prorrogar tres años la estancia de este invitado tan rentable. En el caso del Hotel Palace, la máquina estará a disposición de los amantes del oro inicialmente durante un año.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio