Google

14.9.10

Lo más peligroso de estar en paro

Lo más peligroso para un parado es seguir parado. Así, de todos los factores que influyen a la hora de encontrar un empleo (edad, sexo, sector profesional, educación...) el que más peso tiene es el tiempo que se haya permanecido en el paro. Es decir, que cuanto más tiempo permanece uno sin trabajar, menos posibilidades tiene de subirse de nuevo al tren del empleo.
La duración del desempleo se manifiesta como el factor más relevante para una salida hacia el empleo y el cobro del subsidio se manifiesta como un freno a la salida del desempleo, algo que se relaciona con la intensidad de búsqueda, que decrece claramente con la existencia del subsidio. Son los más jóvenes (menores de 25 años) y los más mayores (por encima de 45) los que mayores dificultades encuentran para entrar en el mercado laboral.
Las soluciones que proponen los expertos suelen apuntar a la reducción temporal de los subsidios, a la posibilidad de ligarlos a la búsqueda activa de empleo, el cambio de un subsidio estatal predeterminado por un seguro contra el paro individualizado y la flexibilización del mercado laboral, que permita al desempleado acceder a puestos en diferentes sectores y lugares.
En general, en todos los mercados del mundo las características son las mismas: los parados de larga duración son el grupo con menos posibilidades de encontrar un empleo y los subsidios reducen aún más este porcentaje. Cuanto más paro, más paro. No es sólo una frase hecha, es una realidad dolorosa y difícil de detener.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio