Google

10.1.10

Y los ricos, ¿van de rebajas?

Las tiendas exclusivas de súper lujo tienen una cartera de clientes más que establecidos. Cuando se acerca la época de promociones o rebajas, lo primero que hacen estos comercios es mandarles a cada uno de ellos una carta personalizada con lo que no todo lo que había en la tienda llega al resto de los simples mortales. Así, en sus escaparates jamás esperes encontrar un gran cartel que anuncie sus rebajas, sino que, como mucho, hallarás uno de lo más discreto que ponga promociones o precios especiales y en el interior.
Las tiendas de lujo suelen rebajar desde el 20 hasta el 50 por ciento los precios de alguno de sus productos. Habitualmente estos descuentos no estarán marcados tampoco ni encontrarás un gran letrero o pancarta que anuncie su precio antes y después. Ante todo discreción, porque no es que quitando la publicidad esperen quitarse las colas de curiosos en las tiendas, sino que todo este paripé forma parte de la gestión del lujo. Nunca tirarán abajo el caché de una marca por un mísero cartel y tampoco es plan de pseudo-humillar al vip de turno indicándole por todas partes que está comprando en las rebajas como un simple humano más, de ahí la discreción que prima en estos establecimientos a la hora de las "promociones".
Todavía así, no todas estas tiendas hacen promociones de este tipo porque asumen que su producto no puede perder valor por ser intemporal. Es decir, marcas como Vuitton u otras del estilo no rebajarán absolutamente nada.
Tampoco esperes que toda la ropa que viste esté en todas sus tallas. Hay que tener en cuenta que muchas de las primeras marcas tienen tiendas outlet que llenar en las grandes ciudades del mundo... y después de la temporada es donde aparecen esas tallas.
Por cierto, ¿has gastado sobre 10.000 euros durante la temporada? Si eres de esos, seguro que llegas a los mejores descuentos en los artículos más exclusivos. Y es que así funciona el lujo: si tú compras, te gratifican; si no eres un habitual, te tocará conformarte como mucho con lo que quede. Pero si no quieres parecer un/a paleto/a, ni se te ocurra asomar la cabeza por una de estas tiendas para preguntar por rebajas. En estos lugares se habla de "promociones de temporada", eufemismo que decora. Y si entras, insistir en que no debe olvidársete que como no estará ni marcado en la etiqueta el descuento que lleva esa prenda, asegúrate de que en verdad está "promocionada".

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio