Google

20.1.10

Los famosos también lloran

Mueven cantidades de dinero que la inmensa mayoría ni siquiera podremos soñar en toda nuestra existencia pero nada dura eternamente y no en pocas ocasiones sus fortunas se han evaporado a la velocidad del rayo. Es el caso de Nicolas Cage, que ha denunciado a su gestor económico después de verse sin blanca y de que le hayan embargado dos castillos. El administrador de su fortuna se defiende asegurando que la estrella del celuloide es un manirroto consumado que sólo en el año 2007 compró tres residencias por valor de treinta y tres millones de dólares, una veintena de coches de lujo, una docena de joyas de gran valor y casi cincuenta obras de arte, entre otros caprichos sin sentido, por lo que es del todo normal que se encuentre en la dramática situación financiera en la que se encuentra.
Nicolas Cage (o Nicholas Kim Coppola) está sin un céntimo, pero su tío Francis Ford Coppola ya pasó por esta difícil situación hace treinta años. Este prestigioso director pidió un préstamo de trescientos mil dólares para rodar la primera entrega de 'El padrino'. Después, en 1982, decidió llevar a cabo el musical 'One From The Heart', pero fue tan mal el asunto que se declaró en bancarrota. Gracias a su madre, que poseía un negocio vinícola, el cineasta pudo salir del agujero para poder rodar su maravillosa filmografía.
Kevin Costner también se arruinó cuando tuvo la "genial" idea de llevar a la gran pantalla la apocalíptica historia de 'Waterworld', de la que no solamente era el protagonista, sino también uno de los productores. Puso de su propio bolsillo veintidós millones de dólares de los 231 que se necesitaban de presupuesto. La cinta fracasó estrepitosamente en taquilla y no logró recuperar el dinero invertido.
Destacar también el caso de Pamela Anderson, que se hizo de oro a costa de lucir palmito en su desdeñable obra artística, pero sus ansias de comprarlo todo la llevaron al desastre. La actriz acumula deudas de setecientos mil euros a causa de unas desorbitadas reformas en su mansión de Malibú, por lo que a buen seguro no le quede más remedio para salir del bache que deshacerse de ese palacete suyo con valor de seis millones de dólares.
Pero no sólo en el mundo del cine cuecen habas (o vierten llantos). En el de la música... La madre de la Princesa del Pop, Britney Spears, confesó que su familia se declaró en bancarrota en 1998, meses antes de que Britney arrasara con 'Baby One More Time'. Y es que todos los ingresos de los Spears se invertían en la pequeña, para que ésta pudiera ser la estrella que en la actualidad es. Hace un par de años, la cantante también estuvo a punto de malgastar totalmente su fortuna, cuando empezó con su comportamiento errático y de estridencias. Actualmente, Britney se halla bajo la tutela de su padre, quien debe verificar cada movimiento de las cuentas bancarias de la estrella.
Aunque quizá el caso más sangrante sea el de la viuda grunge por excelencia, Courtney Love. Nadie se explica cómo no parecen ser suficientes los interminables ingresos por derechos de autor de su difunto marido, Kurt Cobain (líder de Nirvana), pero Courtney se encuentra en la actualidad literalmente con una mano delante y otra detrás. Y eso que su difunto marido le dejó ganancias valoradas en 564 millones de euros. Love ha denunciado por apropiación indebida y estafa a los gestores de la herencia de Cobain, quienes supuestamente aprovecharon que la cantante estaba todo el día colocada para desplumarla. No obstante, actuó demasiado tarde, cuando su cuenta corriente ya estaba en números rojos.
En la televisión también hay casos sangrantes, como el del célebre periodista de la CNN Larry King, quien atravesó un bache económico durante la década de los sesenta del pasado siglo. Acumuló un déficit de 352.000 dólares de la época. Para más inri, su socio le acusó de robarle cinco mil dólares. King acabó declarándose en bancarrota en 1978. Paradojas de la vida, hoy día es uno de los mejores pagados de la televisión estadounidense.
Y es que no hay mundillo que no se escape de casos dignos de mención... Así, en el deporte, quien no recuerda al futbolista argentino Diego Armando Maradona que se pulió todo su patrimonio, un total de treinta millones de dólares, en el lamentable mundo de las drogas. O en el de la moda, donde la otrora popular Naomi Campbell, aunque ella lo niega, planearía asumir su bancarrota para librarse de sus acuciantes deudas. Y es que estar todo el día de fiesta y sin trabajar pasa factura. Se confirme o no el rumor, Naomi tiene un buen aval, ya que desde hace varios meses sale cariñosamente con el multimillonario ruso Vladislav Doronin.
Pero no todos los famosos lloran por su dinero perdido. Otros lo hacen por episodios dramáticos como el que en la actualidad azota Haití en forma de terremoto (literal) y deciden donar dinero o tiempo -que en su tipología de vida es materialmente lo mismo-, aunque lo cierto es que este país resquebrajado ya sufría un terremoto económico en sus cimientos desde tiempos inmemoriales, pero claro, eso no era nada interesante, quizá porque el desastre era diario. En cambio, un terremoto (literal) sí es interesante porque es un acontecimiento. Sea como fuere, tras la catástrofe, y para no salirnos de la línea editorial de esta entrada, Brad Pitt y Angelina Jolie han decidido apoyar con un millón de dólares a la organización Médicos Sin Fronteras para cubrir gastos de atención sanitaria de emergencia en este país caribeño. Otros, como George Clooney, conducirán la semana próxima una telemaratón por MTV para recaudar fondos para las víctimas. Según la propia cadena televisiva, el evento será transmitido por todos los canales de MTV Network el viernes 22 de enero, cuando Clooney se unirá a estrellas de la música y el cine para ayudar al asolado país.
Ben Stiller ha centrado sus comentarios en Twitter hacia la problemática en Haití, desde donde ha invitado a hacer donativos en la página de Unicef y ha dirigido temporalmente la recaudación de su fundación StillerStrong.org al servicio de los afectados. "Se me rompe el corazón al ver las imágenes que llegan de Haití. La gente allí necesita nuestra ayuda inmediata", declara. Ashton Kutcher y Demi Moore también han organizado ayudas hacia Unicef a través de la red social de Twitter. Aunque quizás, Alyssa Milano (recordada por la serie televisiva 'Embrujadas') sea una de las famosas que más seguimiento ha estado haciendo en Internet sobre el desarrollo de la crisis humanitaria.
Por su parte, la popular presentadora norteamericana Oprah Winfrey comenzó su programa de televisión pidiéndole a sus espectadores que hicieran donaciones a la Cruz Roja. E hispanos como Shakira han declarado desde su web que dedica sus "pensamientos y oraciones" a Haití, al tiempo que se suma a la campaña para recaudar fondos. O el español Alejandro Sanz que ha pedido que se haga presión a los gobiernos para que se asista con rapidez a los haitianos.
Mención especial para uno de los actores más implicados que está siendo Jimmy Jean-Louis (de la serie 'Héroes' de TV). Natural de Haití y fundador en 2008 de la ONG Hollywood Unites for Haiti, en una grabación asegura que tras el seísmo no ha podido todavía ponerse en contacto con sus familiares y amigos.

1 Comentarios:

Anonymous comercios en valencia dijo...

tan cierto es... que habria que hacer un cartel enorme...

9:03 p. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio